miércoles, 31 de octubre de 2018

RELIGACIÓN, MUNDO, DIOS


El hecho experiencial por el cual el ser humano está religado al poder de lo real es, según Zubiri, un hecho primario, radical. Cuál sea el fundamento del poder de lo real le plantea al hombre el problema de Dios. La respuesta atea a este problema es la pura facticidad. Las religiones, en cambio, son plasmaciones e interpretaciones de la respuesta teísta a este problema. El problema de Dios, pues, lo inscribe Zubiri en la religación, que es momento estructural del hombre, su dimensión teologal.

martes, 25 de septiembre de 2018

PARADOJAS DEL MAL. INTERPRETACIÓN DE RICOEUR

Resultado de imagen de PAUL RICOEUR
Paul Ricoeur


“Dios es todopoderoso; 
Dios es absolutamente bueno; 
sin embargo, el mal existe”.

Esta contradicción ha sido históricamente un martillo pilón en las cabezas de los teólogos, fuesen estos fideístas o racionalistas, dogmáticos o tolerantes. ¿Por qué? Porque sólo dos de estas proposiciones son compatibles. Nunca las tres juntas.

Si Dios es todopoderoso, entonces no es absolutamente bueno porque consiente el mal en el mundo. Luego, o no es todopoderoso, o no es absolutamente bueno, porque es evidente que existe el mal, el crimen, el atropello de derechos, el sufrimiento inútil, la catástrofe natural que se lleva casas y vidas de ricos y pobres de justos e injustos… Y aún trata la naturaleza peor a los pobres. Aunque, como veremos más adelante, también es posible negar la existencia del mal (o al menos una cierta concepción limitada de lo malo), para poder admitir la verdad de las dos primeras proposiciones.

lunes, 30 de julio de 2018

MÁS ACÁ DEL TRANSHUMANISMO

El joven filósofo alemán Markus Gabriel que ya sorpendió con su primer libro "Por qué el mundo no existe" expone en esta interesante conferencia impartida en Gran Canaria su peculiar modo de contrarrestar la falsa metafísica que subyace al llamado Transhumanismo.



El mismo se considera representante del neoexistencialismo, un pensamiento que encara con valentía los retos del mundo tecnificado, de la globalización, de la visión materialista del homo sapiens sin caer en un misticismo ni punto de vista desencarnado. Se puede apreciar en "Yo no soy mi cerebro" Todavía no nos hemos enterado que Platón descubrió Internet además del cine. El cine en el mito de la caverna e Internet cuando trata el tema del ámbito de las Ideas, puramente lógico, donde éstas se entrelazan unas con otras.
También nos descubre que efectivamente una gran parte de nuestra vida transcurre pensando sobre pensamientos y más concretamente sobre los pensamientos que piensan los demás.

Como bien dice Gabriel, si nuestra conducta pudiera efectivamente ser reducia a algoritmos y vista la cantidad de violencia y odio que circula en la red, una supermáquina más inteligente con la que sueñan los utopistas de la cibernética, podría llegar a la conclusión de que lo que más nos interesa a los humanos es nuestra autodestrucción. El neoexistencialismo de Gabriel nos recuerda precisamente que está en nuestras manos decidir que las cosas no terminen mal.

sábado, 14 de julio de 2018

FORMALIDAD DE REALIDAD E HIPERFORMALIZACIÓN: LA FRONTERA ENTRE EL ANIMAL Y EL HOMBRE

Introducción
 ¿Hay una psique elemental compartida por animales humanos y no humanos? ¿Se diferencian la psique animal de la humana cualitativamente o sólo hay una diferencia de grado, sólo un modo más complejo de psique animal? Xavier Zubiri responde a estas preguntas afirmando que todos los animales, incluido el animal humano, poseen una psique sentiente, pero que entre la psique humana y la del resto de animales -se trate de una ameba o un chimpancé, sea cual sea la complejidad del sistemas nervioso- hay una diferencia esencial: el animal no humano meramente siente, es decir, siente las cosas sólo en tanto que lo estimulan; el humano siente las cosas como realidades, como cosas independientes de él que lo serían aunque no las sintiera, o lo que es lo mismo, siente intelectivamente o intelige sentientemente.

lunes, 28 de mayo de 2018

El pesimismo antropológico de Maquiavelo.



El pesimismo antropológico es el fundamento del realismo político de Nicolás Maquiavelo. Sus ideas acerca de los principios que deben guiar las acciones del príncipe proceden de la consideración negativa de la naturaleza humana. La propensión humana hacia el mal debe tenerla el príncipe siempre presente, y su acción política debe tener como objeto minimizar sus consecuencias sociales.

martes, 15 de mayo de 2018

MUERTE DE MEMBRILLO


Flores de Membrillo. Loma de Úbeda.
El pobre León Leonardo, conocido piloto Sirio recordado por  Cunqueiro, quedó paralítico de un naufragio sucedido en la mar salada cuando salía a la arábiga, a la pesca de tortugas para vender a la corte bizantina, donde se las pintaba y eran famosas en piscinas decoradas con mosaicos de teselas.

Se enamoró por la risa que oyó tras una puerta. Aquella melodía le llegó a la entraña. Era la voz bien timbrada de una viuda, la cual no dudó en acudir presurosa con la última dosis de aceite a la lámpara mágica de los deseos cuando León la requebró. La mujer estaba por santificar el vínculo, pero Leonardo desistió de casarse al descubrir que era la misma mujer que de chico le amamantara.

Cesó la risa y cayó la noche. Casó León después con una eslava por ver palacios de algas y viñas submarinas en sus ojos verdes. Y engendró en ella a Paloma.

Después pasó lo que pasó en el mar arábigo. Ya inválido, cuidó de él su hija, que estaba muy enferma. Abandonada en amores, la herida de su corazón le ponía los labios azules. Su padre decía que moriría como un membrillo.

- ¿Cómo es eso? -le preguntó Alción de Ítaca a León Leonardo en medio de una de aquellas conversaciones interminables que sostenían en la terraza, mientras su hija vigilaba desde una ventana.

- Pones un membrillo en tu armario y algún día lo abres porque quieres vestirte camisa limpia, y te saluda el dulce olor. Vuelves unas semanas más tarde y el membrillo ha perdido de repente todo su aroma, y entonces dentro del armario se conserva la memoria del membrillo en los pañuelos, los pantalones, las camisas, los calzoncillos...

La hija de León murió antes que el padre, como paloma que no supo o no pudo volar. Y remata Cunqueiro que es porque está hecho para sufrir el cuerpo, que es mucho más débil que el espíritu. Eso o algo así imagino, pues también yo hablo de memoria.

miércoles, 9 de mayo de 2018

CONCORDIA DE DULCEDUMBRE



El artículo sobre Raimundo Sabunde y su Libro de las criaturas fue publicado por primera vez en la desaparecida web LA ESCALERA administrada por Máximo Lameiro. En su edición, el psicólogo argentino, que es también colaborador de Espíritu y Cuerpo tuvo la amabilidad de presentar nuestro trabajo con un breve currículo de su autor. Soslayamos este, por obsoleto, y dejamos el resto:

En el texto que presentamos a continuación, José Biedma, con un estilo elegante y armónico, un estilo en el que se deja oír su sólida formación clásica, rescata del olvido a un profundo pensador hispano: Raimundo Sabunde, teólogo, autor de la Theologia naturalis seu liber creaturarum; obra que, a lo largo de los siglos, mereció tanto una condena parcial de la Iglesia como una apología de Montaigne y la casi total indiferencia de parte del mundo hispano.


Desde cierto ángulo Sabunde podría ser situado en la línea de todos aquellos profetas, místicos y filósofos que concibieron el universo como libro e intentaron ayudar a otros a aprender a leer en él. Y desde otro ángulo, que no es contradictorio con el anterior, Sabunde salió a tomar parte en el difícil combate entre razón y fe que trastornaba a las mejores mentes de su tiempo. Como Raimundo Lull y otros, el teólogo catalán, reconciliaba razón y fe en la idea de que la naturaleza, las criaturas, constituyen un medio de ascenso hacia las verdades sobrenaturales.


Pero, en fin, nada mejor que dejar hablar al propio Biedma, quien ha definido con toda claridad, en su artículo, las líneas principales del pensamiento de Sabunde y además ha logrado hacernos comprender lo que ese autor del siglo XV tiene de atemporal, y por lo tanto, de contemporáneo...

Máximo Lameiro



EL LIBRO DE LAS CRIATURAS


«Ninguna cosa es digna de nuestro liberal amor,
ni se le debe dar amor,
si ella misma no puede devolver amor
y conocer el amor que le ha sido entregado y cuánto vale»

Raimundo Sabunde

Ha sido y es lamentable el poco aprecio que mostramos los españoles por nuestras tradiciones científicas y filosóficas. Los esfuerzos no tienen continuidad en nuestro solar patrio y casi siempre han sido forasteros los que hanse aprovechado de las grandes intuiciones de nuestros ingenieros, de nuestros pensadores, de nuestros humanistas, de nuestros espíritus más agudos, rectos y certeros. Uno de los olvidos más sonados (valga la paradoja, porque su nombre no suena ya por ninguna parte) es el de Raimundo Sabunde, o Ramón Sibiuda, ya que de estas dos maneras –y de otras parecidas- se conoce a uno de nuestros primeros humanistas, cuando raramente se lo nombra en latín, en castellano o en catalán.